sábado, 1 de mayo de 2021

Lingote de arroz a la naranja con sopa de chocolate y plátano, en Monsieur Cuisine Plus (MC+)

Mi blog se siente un poquito abandonado, lo sé, pero he tenido un mes de abril complicado, sobre todo la segunda quincena y la vida no me ha dado para más. Lo malo es que me temo que mayo va a ir por el mismo camino y los primeros días creo que no voy a poder mantener mi ritmo de publicaciones. Así que no os extrañéis si no actualizado, pero no os olvidéis de mí, porque aunque no venga por aquí os añoro mucho y estoy deseando volver a la normalidad y leer vuestros comentarios y por supuesto, contestarlos, porque me encanta cocinar (lo de la fotografía no lo llevo tan bien y eso que me gusta la fotografía en general, pero nunca pensé que se me iba a atragantar la de alimentos) pero lo que más feliz me hace son vuestras palabras y es lo que, muchas veces, me anima a seguir con el blog.

Recordaréis que para el cumpleaños bloguero de Marisa preparé una Crema de arroz a la naranja con turrón de Jijona, uno de los postres más ricos y sencillos que he preparado. Pues bien, la primera crema que hice no resultó con la textura que buscaba, así que modifiqué ligeramente la receta y esa vez sí obtuve el resultado deseado.

Ahora bien, ¿iba a tirar la primera crema de naranja? Antes muerta. Así que, bien tapadita, al frigorífico hasta que se me ocurriera algo. Unos cuatro o cinco días después, ahora no lo recuerdo con exactitud, seguía sin saber muy bien cómo emplearla; ya se me había ocurrido lo de los lingotes vista la textura que adquirió con el reposo, pero me faltaba “rematar” el postre. Solución: templar la crema a fuego muy bajo para que se ablandara ligeramente, distribuirla entre los moldes (he utilizado uno para barritas energéticas), dejar que se enfriara y al congelador bien tapada para que no absorbiera olores extraños.

Al cabo de un par de días llegó la solución en forma de plátano super maduro con amenaza de irse solito a la basura y trozo de chocolate con leche de uno que compré de cobertura especial para fundir, hiper dulce y que no me gustó nada, que ya llevaba un tiempo dando vueltas por la despensa: salsa de chocolate y plátano. Brutal. De verdad. No es porque yo lo diga, pero los lingotes de naranja forman una pareja perfecta con la salsa de chocolate. Tenéis que probarlo, sí o sí, bueno, salvo que no os guste algún ingrediente, en ese caso estáis disculpad@s.

La textura de los lingotes, aunque con cuerpo, es blanda, notándose en el paladar los trocitos de arroz, pues no se deshacen del todo con la cocción. A mí me recuerda a la tapioca, tanto en la textura como a la vista, que no al paladar. La de la crema es líquida, compensando a la perfección la densidad de los lingotes.

El contraste entre los lingotes fríos y la sopa templada favorece mucho al postre. Los comimos también con los lingotes y la crema a temperatura ambiente y nos nos gustaron tanto. Por cierto, que en las fotos no sé si se aprecia que los lingotes estaban aún un poco congelados, pero se me iba la luz y no podía esperar a que se descongelaran para hacer las fotos.

Dado que en esta receta aproveché una crema “fallida”, un plátano excesivamente maduro y un resto de chocolate, es también mi aportación del mes de mayo al proyecto 1+/-100, desperdicio 0,

que promueve Marisa en su blog Thermofan para concienciar sobre la necesidad de reducir el desperdicio y fomentar la reutilización.

Para terminar, una propuesta para la salsa sobrante de chocolate y plátano: picad en dados pequeños unas fresas un poquito ácidas, disponedlas en vasos de cristal estrechos y altos y añadid por encima un poco de salsa de chocolate, procurando que la misma se deslice voluptuosamente entre las fresas y el cristal... Ale, ya podéis dejar de salivar.

Venga, a lavarse las manos y a cocinar.

INGREDIENTES:

* Para 4 raciones

* Para los lingotes:

70 gr. de arroz redondo de Valencia (D.O.P.)

320 ml. de zumo natural de naranjas de Valencia (I.G.P. Cítricos Valencianos) a temperatura ambiente

1/8 tsp de cardamomo molido

5 ml. de edulcorante líquido (he utilizado Cologran)

* Para la sopa de chocolate y plátano:

60 gr. de chocolate con leche de cobertura

160 gr. de plátano muy maduro (peso sin piel)

60 gr. de leche desnatada

ELABORACIÓN:

* De los lingotes:

Introducir en el vaso del robot Monsieur Cuisine Plus (MC+) el zumo de naranja natural a temperatura ambiente, el cardamomo molido sin que caiga nada en las cuchillas y por último el arroz. No es necesario poner en las cuchillas el accesorio batidor. Colocar la tapadera, cerrar, poner el medidor y programar 35 minutos, velocidad 1, marcha atrás, 90º C. Un minuto antes de que finalice el programa y sin parar la máquina, añadir el edulcorante líquido.

Cuando el MC+ acabe, dejar que el arroz repose 5 minutos. Posteriormente, programar 45 segundos, velocidad 8, sin temperatura. Bajar los restos y remover. Tiene que quedar una crema con texturanligeramente granulada.

Verter la crema (salen unos 250 ml.) en ocho moldes rectangulares pequeños de 30 ml. cada uno o en un molde cuadrado de paredes bajas formando una capa de unos dos centímetros de alto. Alisar la superficie de la crema, tapar a piel con papel film y dejar que se enfríe a temperatura ambiente. Llevar al congelador hasta el día siguiente.

* De la sopa de chocolate y plátano:

Pelar el plátano y machacar con un tenedor hasta reducirlo a puré.

Introducir el chocolate troceado en el accesorio picador de la batidora de brazo o en un procesador de alimentos y picar hasta que quede reducido a polvo. Quitar las cuchillas.

Llevar la leche a punto de ebullición. Apartar del fuego, dejar enfriar diez segundos y verter sobre el chocolate, tapar y dejar reposar dos minutos. Mezclar con una lengua de silicona hasta que se deshaga el chocolate, añadir el plátano machacado, remover y colar con un colador de malla fina. Introducir en un recipiente, dejar que se enfríe a temperatura ambiente y llevar al frigorífico hasta el día siguiente para que se asiente y tome sabor.

* Del emplatado:

Sacar la sopa de chocolate de la nevera y dejar que se atempere.

Sacar del congelador el molde con la crema, esperar unos quince minutos y desmoldar. Si la crema no saliera con facilidad, introducir brevemente el molde en agua caliente. En el caso de haber utilizado un sólo molde, cortar ocho porciones alargadas con la ayuda de un cuchillo afilado introducido en agua muy caliente, sin secar y limpiándolo entre cada corte.

Poner un poquito de la sopa de chocolate en el fondo de los platos para evitar que se peguen los lingotes. Disponer dos en cada plato y dejar que se descongelen.

Entibiar brevemente la sopa en el microondas a baja temperatura, repartir unas cucharadas en los platos (sobrará) y servir inmediatamente.

A comer.

20 comentarios:

  1. Querida Isabel. Ya es como un ritual, saber que me voy a encontrar tu receta junto a la mía, el primer día de mes. Tú receta para el concurso fue maravillosa, pero creo que este aprovechamiento es todavía mejor, genial. No solo has aprovechado una crema que no te acabo de gustar, sino que tu imaginación ha volado por caminos que no todo el mundo sabría dibujar. Nos has creado dos recetas en una, espectaculares y de aprovechamiento. Estoy medio dormida y te aplaudo y me parece que me llegan aquí los olores de tus lingotes y de tu salsa. Creo que es un plato de restaurante de lujo y lo explicas tan bien, que no solo entra por la vista.
    Muchas gracias, es como si el cumpleaños no hubiera terminado.
    La fotografía de alimentos no es sencilla y tiene días y días. A mí me gusta la de tus lingotes de hoy: colores de primavera para coger una cucharilla y no parar.
    Cuídate y no te preocupes, a veces el blog tiene que quedar esperando a que la vida nos permita seguir con él.
    Muchos besos y gracias de ❤️

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días Marisa. Aunque lleve unas semanas que sólo abro el ordenador para trabajar, tenía que hacer lo posible para no faltar a mi cita mensual con tu proyecto. En esta ocasión lo tenía fácil porque ya tenía la entrada a medias en borradores, pues no la publiqué antes para que no estuviera tan cerca de la de los vasitos, pues al fin y al cabo es la misma receta con ligeras variantes, aunque éstas la convierten en un postre bastante diferente.
      Es verdad que lo de la fotografía de alimentos tiene días. También es cierto que hay platos que inspiran más que otros o son más fáciles de fotografiar (esta semana hice una receta que estaba muy buena pero estéticamente no era en absoluto fotogénica). En cualquier caso, requiere mucha dedicación y es el tiempo lo que me falta la gran mayoría de las veces. En fin, tardaré más en dominarla de lo que deseaba pero confío en conseguirlo.
      Espero poder volver pronto a mi rutina bloquera. Feliz domingo.

      Eliminar
  2. Una de las cosas buenas de un blog (tiene bastantes) es darle trabajo a la imaginación para seguir creando, recetas en este caso, y subirlas a un espacio que nos reporta alegrías y buena compañía. De un postre para un aniversario has sacado dos y encima de aprovechamiento y por la pinta que tiene, superbueno. Lo de las fotos, lo llevamos como podemos, pero si miro las del principio, veo que son mucho peores, así que algo vamos aprendiendo por el camino, en tu caso también ocurre lo mismo. Visto lo visto, hoy has aprobado con nota alta en tu entrada, y no te doy el 10 porque siempre tenemos algo nuevo que aprender.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días Lola. Me encanta que no me des un 10, porque ciertamente eso es un acicate para intentar mejorar y superarse, aunque agradezco muchísimo tu generosa calificación. Seguramente de no haber tenido el blog, nos habríamos terminado comiendo mi crema "fallida" a cucharadas, sin más aderezo, pero gracias a él, no sólo me esmeré en prepararlo con una presentación más resultona, sino que hice una salsa de chocolate que quedó buenísima (la próxima con chocolate negro, quedará menos dulce y más rica, para mi gusto, claro, que no para el de mi pareja) que complementaba muy bien los lingotes y alegró a la perfección unas fresas bastante ácidas.
      Feliz domingo.

      Eliminar
  3. Buenos días Isabel, por no decir buenas noches, porque estoy levantada desde las cuatro de la mañana, y es que no podía dormir, y para dar vueltas en la cama, mejor levantada y funcionando, y de paso no pensar, que a veces es bueno y otras no tanto, Jajajaja...
    Ya miré esta madrugada tu postre, que como es natural, me dejó mueeeerta de envidia, vamos que si lo llego a tener en mi cocina, me lo hubiera comido aunque no fueran horas, lo mismo da, que para darse un gustazo, nada mejor que a oscuras, en la cocina sin que te vea nadie, Jajajaja...
    La verdad es que no sé qué le pides a tus fotos, a mí me parece que lo haces muy bonito, son explicitas a más no poder, y equilibradas, el menos es más en la fotografía gastronómica se está imponiendo, hay que saber ver, lo importante es el plato, la receta, no el atrezzo, ni el postureo, aunque reconozco, que es un arte que mucho intentamos, si no copiar, porque es imposible, al menos que queden bonitas, y eso lo consigues de sobras, porque haces que apetezca comer, que no todo el que se dedica a esto lo consigue.
    Un postre sensacional el que te has marcado, y porque eres sincera y nos revelas tus más íntimos secretos, pero nadie diría que es una receta de reciclaje.
    Besos y ven cuando puedas, no te agobies que aquí estamos los que te somos fieles, esperando todas tus delicatessen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días Concha. Veo que en eso del mal dormir andamos las dos parecidas. A mí normalmente no me entra el sueño hasta las tantas o lo que es peor, muchos días de los que aparece a su hora es meterme en la cama, dar dos vueltas y ponérseme los ojos como platos, así que, otra vez arriba que no es plan de no dejar dormir al bendito que tenemos al lado. Y mi problema no es sólo andar ya luego todo el día "arrastrá", sino el sopor que me entra luego conduciendo de camino o vuelta del trabajo, que sólo es media hora pero hay días que no llego nunca.
      Otro de los daños colaterales del insomnio, al menos en mis caso, son los ataques nocturnos al frigorífico, aunque yo ya enciendo la luz descaradamente, no vaya a ser que me de un tropezón contra algún mueble, jejeje...
      Mi principal problema es la luz. En cuanto al atrezzo, me gusta en las fotos de otros, pero en las mías me "estorba" muchas veces, de lo que no me doy cuenta hasta que no las descargo en el portátil y las veo en grande. Entonces me planteo "qué hace ESO ahí" y descarto la gran mayoría. Tanto, que en ocasiones y si no nos habíamos comido el plato en cuestión, he repetido las fotografías. Gestionar el atrezzo para que se integre en la fotografía y en lo que queremos contar y que resulte armonioso con la comida, es un arte extremadamente difícil para el que hay que tener un sentido estético que a mi me falta. Y muchísimo material (y sitio para guardarlo, que esa es otra) que tampoco tengo, aunque proveerse de más tampoco sería tanto sacrificio, jejeje...
      Confío en volver pronto a la normalidad, tanto aquí como en mis visitas a vuestras cocinas, que también tengo un poco abandonadas.
      Feliz domingo.

      Eliminar
  4. Enhorabuena por volver a bloguear de forma activa, sigue emocionado por escribir para compartir con los lectores. Este platillo está hecho a base de arroz, plátano y chocolate hace poco me enteré y quiero probar a prepararlo. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Himawan. Me alegra mucho que te haya gustado este postre. Es sencillo de preparar y la presentación queda muy bien ante los comensales.
      Un saludo.

      Eliminar
  5. Tu postre es de esos que dejan huella tanto en el recuerdo como en el paladar.
    La presentación es de diez y llama la atención.
    El colorido no puede ser más atrayente por los contrastes que tiene.
    Y me aventuro a decir que tiene un sabor y un aroma tan peculiares, que es lo que nos impide olvidarlo.
    Y con mi agradecimiento por tus cariñosas letras en mi espacio, te dejo un fuerte abrazo y te deseo todo lo mejor.
    Kasioles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas noches Kasioles. Como se come mucho con los ojos, la presentación, en este caso, hace que el postre gane ya muchos enteros antes de probarlo, con lo que los comensales ya cuando lo comen, están predispuestos a que les guste. Conste que después está muy rico, pero hay que recocer que queda muy resultón.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Isabel, me sabe mal que andes tan liada, espero que pronto puedas recuperar tu ritmo habitual y dedicar el tiempo que tu quieres a tu blog.

    En cuanto a la receta, pues veo que aprovechaste finalmente muy bien la crema de naranaja para este otro postre. Además los lingotes lucen de maravilla, me parece una receta muy elegante, que por supuesto me gustaría probar

    Abrazos y buena semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Javier. No pensé que fuera a tardar tanto tiempo en volver a publicar, pero los días vuelan y cuando te quieres dar cuenta, ha pasado un mes. Uf, espero volver a mi ritmo normal, ahora que también se me ha normalizado el resto de la vida.
      Ni loca hubiera tirado la crema, con lo rica que estaba. Además evito en la medida de lo posible tirar comida, pues con un poco de imaginación se le puede dar una segunda oportunidad.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Hola Isabel, las amigas de verdad, aunque se ausenten no se olvidan, así que no hay de qué preocuparse, a veces tenemos que posponer lo que más nos gusto para poder atender nuestras obligaciones. Aquí ´estaremos esperando tus recetas y disfrutar de tu compañía. Lo importante, en estos momentos es estar bien, con salud que es lo principal. Hoy disfrutamos de estos lingotes de arroz deliciosos y elegantes. Además aprovechando esa crema pues, es verdad, muerta antes de tirar, ja ajaj!!Un beso enorme!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Elisa. Muchas gracias por tu cariñosos ánimos. Mi padre siempre decía que era antes la obligación que la devoción y es algo que yo también tengo muy claro. ¿Que se puede compaginar ambas? Fenomenal. ¿Que no? Pues lo primero es lo primero, ya habrá tiempo más tarde.
      Un beso.

      Eliminar
  8. Como eres creativa! Me encanta descubrir recetas originales y ademas donde se aprovecha lo que ya tenemos. Los lingotes se ven deliciosos y muy bien presentados en esa salsa!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Diana. La inspiración a veces se marca un 10 y nos regala ricuras como estos lingotes. En otras ocasiones brilla por su ausencia, pero los desastres no los traemos por aquí, que para hacer autocrítica ya está la cocinera, jajaja.
      Un beso.

      Eliminar
  9. Qué ricura! Y qué bien aprovechado, te ha quedado divino y la combinación de colores y sabores ¡genial! Besitos reina!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marian. Ojalá todas las recetas me quedaran tan bonitas como ésta, que según pones el plato parece que has hecho un postre de restaurante de lujo y luego no puede ser más sencillo. Eso tampoco es que esté mal, pues de una forma fácil quedas de maravilla ante los comensales, aunque sean de casa.
      Un beso.

      Eliminar
  10. wow, you are inventive absolutely. how delicate the dish is. i'd like to taste it. haha
    13 by 6lace front wig

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hello. I'm glad you like my dessert. Thank you very much for your comment.
      All the best.

      Eliminar